sábado, 22 de noviembre de 2014

Curahuara de Carangas palomitay

Esta canción fue compuesta por un falangista

Estaba detenido junto a otros cientos de estos en el campo de Concentración de dicho pueblo 



Camaradas:

Saludamos a Bolivia engrandecida y renovada.

Cuenta la historia que un valiente camarada falangista prisionero en Curahuara de Carangas compuso esta canción durante su cautiverio, con el paso la canción se convirtió en uno de los himnos de la Falange Socialista Boliviana y en la canción del pueblo cuyo nombre lleva y en cuyo sitio se encontraba el campo de concentración en el que se hallaba prisionero este camarada y cientos más, por defender las regalías petroleras y exigir que esta se pagasen a los departamentos del país.

El nombre del camarada autor de esta letra y música se escapa a mi memoria y no sé si salió con vida de ese infierno en el altiplano orureño a los pies del Sajama, donde cientos de falangistas fueron brutalmente torturados y asesinados por el gobierno y las milicias del MNR, o si sus huesos forman parte de los de los cientos de falangistas que quedaron enterrados en el altiplano orureño.

Pero en la sencilla letra de este huayño nos deja ya una imagen clara del pensamiento que entre los mártires de la Falange se iba gestando en medio de la persecución política, la hostilidad, las torturas y la muerte.

Ellos habían luchado por el 11% de regalías petroleras que hoy gozamos y que han permitido el desarrollo de gran parte del país, y Curahuara era la testigo de ese amor a la patria, y ya no querían después de tantos martirios el 11% de las regalías petroleras solamente sino que el 100% de todos recursos sean para el desarrollo de los departamentos del país, creando el antecedente ideológico del federalismo falangista, cultivado en los campos de exterminio del gobierno del MNR, por quienes ofrendaron su vida por el progreso de Bolivia.

“Curahuara de Carangas palomitay,
testigo de mis amores ciento por ciento me has de pagar. (bis)”
“Tu me dijiste que me querias palomitay,
para despues olvidarme ciento por ciento me has de pagar”.
“Urmascatataj, machascatataj palomitay,
uca suma wainamampi ciento por ciento me has de pagar”.

Esta canción nos recuerda el sacrificio de nuestros camaradas falangistas por la patria, y su entrega sin par por el progreso y bienestar de la nación, en una acción sin parangón en la historia de Bolivia.
Hoy nuestro compromiso histórico con estos nuestros mártires nos llama continuar luchando por Bolivia, a recuperar nuestra personería jurídica y a continuar por la senda del falangismo boliviano trazada con la sangre de nuestros mártires a la cabeza de Oscar Unzaga de la Vega. Es por estos muertos, nuestros muertos idealistas, nuestros muertos soñadores, nuestros muertos valientes, nuestros muertos falangistas; que no podemos dejar sin su personalidad jurídica al partido. No podemos claudicar ante el sacrifico sin par efectuado por una generación de falangistas. El partido no puede morir, ni desaparecer; desde sus tumbas miles de falangistas lo reclaman desde su sangre vertida en las calles y cárceles y campos de concentración, y desde sus lágrimas brindadas a lo largo de su vida  de sufrimiento y destierro.

Para alcanzar este objetivo se necesitan 106.000 firmas aproximadamente, unidos alcanzaremos el objetivo propuesto. Todos somos necesarios e importantes para lograr esta meta. Estemos preparados para contribuir al retorno de la Falange Socialista Boliviana a las lides electorales.

A los camaradas que habiendo realizado alianzas en nombre de la Falange con otros partidos, a los que han decidido jurar por otra tienda política y que han obtenido éxito en sus aspiraciones personales, las felicitaciones más sinceras y el deseo de que la fortuna les acompañe en su nuevo andar político, siempre los falangistas hemos sido respetuosos de la crítica y la disidencia pues las consideramos consubstanciales de la democracia y de la libertad.

Pero el falangismo nuestro no transa con nadie el derecho que tenemos los falangistas a solicitar al Tribunal Supremo Electoral la apertura de los libros de registro de nuestra militancia para así subsanar el error histórico de haber perdido la personalidad jurídica recuperándola de nuevo, de obtener el financiamiento para hacer esto posible y de reconstruir nuestra gloriosa Falange Socialista Boliviana.

Así como en su cálculo político vieron que era mejor no contribuir a la causa de todos los falangistas, sino que en nombre de una Falange a la que no quisieron apoyar a que recupere su personalidad jurídica en los últimos diez años, han obtenido “pinches” beneficios pretendiendo hacerla ver aliada de quienes han evitado a toda costa su participación en las lides electorales, frustrando una vez más la unidad del partido para este fin y retrasando cinco años esta posibilidad. A ellos les dedicamos este video y esta canción, para que no olviden el sacrificio de miles de falangistas que reclaman el retorno de la personalidad jurídica de Falange Socialista Boliviana.

Somos un partido revolucionario que no puede esperar a recuperar su personería jurídica, y gracias a Dios el ideario, la doctrina y el sacrificio de FSB y su gente a lo largo de su historia y la de Bolivia han grabado a fuego el falangismo en la memoria del boliviano, que no olvida que Falange siempre ha sido de oposición y así lo seguirá siendo hasta que logremos la instauración del Nuevo Estado Boliviano. Sin alianzas, sin cuoteo, sino libres como siempre lo hemos sido, haciéndole honor a la tea de la libertad que llevamos en nuestro emblema.

Nuestra lucha ideológica estará como ayer, hoy y siempre, nuevamente en las calles, en los hogares, en las iglesias, en el campo y en la selva, en cada rincón de Bolivia; y bajo nuestro canto de progreso volverá a cobijarse la juventud pletórica deseosa de gloria y honor; y el pueblo feliz por mayores oportunidades desarrollo, una mejor calidad de vida, salud, bienestar y paz.

En esta hora gloriosa necesitamos de los falangistas de verdad, de esos que aman a la Falange. Por suerte habemos muchos dispuestos a recoger las banderas del falangismo y continuar enarbolándolas por la libertad y por Bolivia.

Porque queremos vencer y como decía Oscar Unzaga de la Vega: cuando se quiere vencer, se vence.

Volveremos y venceremos.

Falange Socialista Boliviana

No hay comentarios:

Publicar un comentario